viernes, 25 de enero de 2013

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico escocés Scones

 


Los scones son unos panecillos originarios de Escocia, en un principio se hacían con avena y en la sartén, hoy en día los más comunes se hacen con harina y horneados.

Hoy en día son pieza central en las celebraciones tradicionales del té inglesas, esto es desde el SXIX cuando la Duquesa de Bedford, pidió a sus sirvientes un té con algunos panes dulces que incluían los scones. Tanto les gustó que decidió pedirlo todas las tardes, llegando a convertirse en un tradición del Afternoon Tea Time, siempre acompañados de la tradicional clotted cream con mermeladas.

El scone es un panecillo individual que suele tener forma redondeada, aunque también se le llama así a las piezas triangulares conocidas en su origen como bannock.

Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del hight tea escocés.

Podemos encontrar muchas variantes, aunque los más comunes son dulces y sencillos, también se pueden tomar con pasas, arándanos, queso o dátiles en su interior. 


 


RECETA (JOY OF BAKING)

2 tazas de harina de trigo

50 g de azúcar blanquilla

10 g de polvo de Hornear

una pizca de sal

75 g de mantequilla en cubitos muy fría

1 huevo batido

1 cucharita de extracto de vainilla

120 ml de nata 


Precaliente el horno a 190ºC y coloque la rejilla en el centro del horno.

En un bowl mezcle la harina, con el azúcar, la levadura y la sal. Añada la mantequilla y mezcle con ayuda de los dedos, deben parecer migas. Reserve

Por otro lado mezcle los huevos con la nata y la vainilla.

Mezcle ambos preparados hasta que estén bien integrados pero sin sobremezclar.

Amase en una superficie enharinada, estire haciendo un círculo de aproximadamente 18 cm y corte con un cortador redondo de unos 6 cm. Lleve las piezas a la bandeja y pinte con un poco de leche antes de meter en el horno.

Hornee de 15 a 18 minutos, hasta que esté dorado.

Retire del horno y deje enfriar en una rejilla. Son excelentes si se toman recién hechos, aunque se congelan muy bien. 







4 comentarios:

  1. Hola Leidy!!!

    Tus scones tienen una pinta estupenda!!! No me importaría probar uno de ellos, jejeje.

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  2. Que pinta tan buena, te han quedado geniales.Me quedo como seguidora

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! La verdad es que los scones salieron buenísimos, ¡¡¡a ver si en el círculo vuelven las propuestas!!!
    Por cierto, te dejo un premio en mi blog!!
    Un saludo!!
    Miriam

    www.whatisinthefridge.tumblr.com

    ResponderEliminar